• edifema 3
  • edifema 1
  • edifema 4
  • perfora
  • edifema 2

Ingelia, una apuesta por la carbonización hidrotermal para transformar la biomasa, la primera planta HTC industrial de la empresa se construyó en el municipio valenciano de Nàquera.

Ingelia es una empresa que desarrolla una tecnología en el sector de la biomasa llamada carbonización hidrotermal (HTC), que permite transformar biomasa en biocarbón, con "independencia de su humedad y su heterogeneidad", explica Marisa Hernández, cofundadora y consejera delegada de la firma.

La primera planta HTC industrial de la empresa se construyó en el municipio valenciano de Nàquera. Hoy, siete años después, la iniciativa se ha consolidado. "Al tiempo que supone una forma de dar valor a materia que en otros casos va al vertedero, reduce las emisiones de CO2 y de CH4 a la atmósfera", explica Marisa Hernández.

La carbonización hidrotermal es una tecnología novedosa, con un campo de aplicación muy amplio. La demanda es alta, siendo los principales clientes de Ingelia gestoras de residuos y empresas del sector agroindustrial.

Marisa apuesta por el trabajo en red, "que facilita el contacto con inversores y colaboradores" y recomienda a los emprendedores que "conecten con los mercados donde quieran ubicar su producto y que crean en su proyecto".

Marisa Hernández/cofundadora de Ingelia

"Ingelia, una apuesta por la carbonización hidrotermal para transfornmar la biomasa"

¿A qué se dedica tu empresa?

Ingelia desarrolla una tecnología en el sector de la biomasa que se llama Carbonización Hidrotermal. La tecnología permite transformar biomasa en biocarbón, independientemente de su humedad y heterogeneidad.


¿Qué cargo desempeñas en ella?
Soy cofundadora y consejera delegada.

Descripción: http://www.redemprendeverde.es/mod/file/thumbnail.php?file_guid=29213&size=large


¿Cuál es el objetivo de la empresa?

Queremos seguir encabezando el liderazgo en el desarrollo tecnológico del HTC y aplicar la tecnología con proyectos concretos en cuatro sectores estratégicos donde aporta valor: energético, tratamiento de residuos, industrial agroalimentario y regeneración de suelos.


¿Cuál es el mayor impacto social y ambiental que tiene la empresa?

Ingelia montó su primera planta HTC industrial en el municipio de Nàquera (Valencia), para carbonizar los restos de podas y jardinería municipales.  Ofrecemos la posibilidad de dar valor a materia que en otro caso iría al vertedero, con el consiguiente coste que esto supone. Además el proyecto reduce las emisiones de CO2 y de CH4  a la atmósfera, genera empleo y contribuye a la reactivación de la actividad industrial. Por todo ello, fue declarado de interés general  en el año 2009 por el Ayuntamiento de Nàquera.


¿Cómo surgió la idea de negocio? ¿Cómo fue el proceso de creación de la empresa? ¿Con qué infraestructura arrancaste la empresa?

La idea de negocio surgió en el año 2006, cuando conocimos la existencia de la tecnología HTC que fue descubierta en 1913 por un químico premio nobel alemán. Nos pareció interesante y el Max Planck nos eligió para trabajar en un workshop y trasladar sus resultados de laboratorio a un prototipo industrial. Trabajamos dos años con ellos. En aquel momento éramos tres socios y arrancamos con un móvil, un ordenador portátil y nuestras ideas.


 
¿Cuáles fueron tus fuentes de financiación al emprender el negocio? ¿Contaste con algún apoyo o aval? ¿Recibiste algún tipo de subvención?

La inversión en la planta prototipo industrial la financiamos en su día con un 50% de fondos propios y un 50% de créditos de CDTi y ENISA, que nos concedieron en el 2009. Al año siguiente obtuvimos una subvención del IMPIVA con fondos FEDER y otra de la AVEN.


¿Cuáles son los logros obtenidos hasta ahora?

Hemos obtenido diversos reconocimientos como el Premio Ulyses 2011 de Naciones Unidas por una aplicación al sector turístico sostenible, el Premio Perseo 2011 del Grupo Iberdrola a la innovación en biomasa, el Premio Sello Verde 2001 de IM2 a la innovación, el Premio Egética 2012 a la innovación en energía, Proyecto seleccionado en 2012 en la Galería de la Innovación de IFEMA y Proyecto Finalista en el Clean Tech Open Spain 2012. Además hemos logrado patentes en España de nuestro diseño de planta en el año 2011 y nos encontramos en fase de patentado internacional.

¿Qué necesitarías para que vuestro proyecto sea un completo éxito?

Estamos trabajando en la financiación de la ampliación de nuestra planta de Nàquera. Queremos instalar otro reactor con un diseño mejorado y un sistema de postratamiento del biocarbón. Con ello generaremos 3.500 toneladas de biocarbón y podremos servir los pedidos que tenemos.

¿Cómo ha evolucionado con el paso del tiempo? ¿Os habéis tenido que reinventar?
Hemos ido avanzando según lo previsto, investigando primero la tecnología y su funcionamiento a escala industrial, después los productos obtenidos y, por último, el mercado. Hemos ido dirigiendo el proyecto y las líneas de investigación coordinados con el entorno, buscando proyectos en los que aportemos valor. Nos hemos rodeado de una red de conocimiento muy sólida con colaboradores de prestigio en su sector, como el ITQ, Instituto de Tecnología Química (CSIC y UPV), que realiza la investigación química del proceso, el IVIA (Instituto Valenciano de Investigaciones Agrarias), que investiga la aplicación de la fase líquida para el riego de plantaciones, y proveedores de equipos que nos han aportado su experiencia. El resultado del proyecto es una suma de esfuerzos y hemos podido contar con equipos de primer nivel.

Descripción: http://www.redemprendeverde.es/mod/file/thumbnail.php?file_guid=29211&size=large

¿Qué oportunidades presenta para el emprendedor este sector de actividad?

La carbonización hidrotermal es una tecnología nueva y su campo de aplicación es muy amplio. Puede tratar diferentes tipos de materia orgánica: fracción orgánica de residuos,  restos de poda y jardinería, limpieza forestal, lodos de depuradora, restos de empresas agroindustriales, etc.


¿Cuál es la situación en España de este sector?

España, y en concreto Valencia, tiene una de las primeras plantas HTC que existen en el mundo. Además en España tenemos gran cantidad de biomasa. Debido a que la humedad no es un inconveniente para la aplicación del HTC, yo diría que es una excelente situación para abordar nuevos proyectos.


¿Existe suficiente demanda en tu sector? ¿Quiénes son tus clientes?

Sí, en el sector energético la demanda de pellets aumenta cada año. El sector de tratamiento de residuos  busca soluciones para el tratamiento de residuos orgánicos, debido a la imposibilidad de destinarlos al vertedero y el proyecto en el sector agroindustrial es muy interesante. Nuestros clientes son compañías gestoras de residuos y del sector agroindustrial.

¿Qué crees que puede aportar el trabajo en red a tu empresa?
El trabajo en red facilita la comercialización y el contacto con inversores y colaboradores; aporta agilidad y permite la deslocalización. Es cada día más una necesidad para las empresas.


¿Qué consejos darías a un emprendedor que comienza?

Que conecte con los mercados donde quiera localizar su producto y que crea en su proyecto.

Fuente: Ecoticias